Sígueme en Twitter

De Rosa Regàs

Norte de Castilla Domingo, 23 de octubre de 2005

VIENTO Y MAREA
ROSA REGÀS/Escritora

rosa_regas.jpgANTE la proliferación de los llamados historiadores que se dedican a tergiversar los hechos y a sustituir el silencio que ha llenado ciertos periodos de nuestra historia por interpretaciones absolutamente falsas, libros como ‘Nosotras que perdimos la paz’, de Llum Quiñonero, nos devuelven la fe en aquellos que recuperan la memoria histórica documentando honestamente lo que describen. Y con esto no quiero decir que aquellos pseudos historiadores no documenten sus historias, sino que los documentos aportados adolecen de la misma falsedad que la propia interpretación de los hechos de los que hablan. Y frente a ellos es bien reconfortante un libro como el que nos ocupa, escrito con sencillez y veracidad, y basado en las palabras de las mismas protagonistas y sus propios documentos y los de las bibliotecas y hemerotecas para que no haya duda sobre su fidelidad a los hechos.’Nosotras que perdimos la paz’ reúne el testimonio de cuatro mujeres: Trinidad Gallego, Concha Pérez, Rosa Cremón y Conchita Liaño Gil, todas ellas luchadoras apasionadas contra el golpe de Estado del general Franco, del que en el 2006 se conmemora el 70 aniversario, y la interminable dictadura que lo siguió. Mujeres de humilde condición que se formaron en los principios de la defensa de los trabajadores, de la democracia y de la libertad y que por ello sufrieron persecución, cárcel y exilio. Estas mujeres nos cuentan su historia y nos dan el testimonio de su lucha clandestina durante la dictadura y las vejaciones sufridas en las cárceles, donde resistieron con temple los sufrimientos de tantos años de aislamiento, y los conflictos familiares y económicos a los que tuvieron que enfrentarse por mantener intacta su ideología. Y hoy, ancianas, con toda la vida hecha, se nos presentan con esta misma ideología incólume, como si la traición de un general no las hubiera despojado de décadas de vida libre y democrática.

En las 300 páginas del libro, la autora les da una voz que se une a la de otras muchas en la recuperación de una memoria histórica que nos pertenece y que vamos arañando entre todos del olvido, con un ritmo de lenguaje, una estructura narrativa, una emoción y una angustia que nos hace revivir el protagonismo de tantas mujeres en la defensa de los derechos de los ciudadanos. Un texto que sobrecoge y nos da cuenta de lo que fue la tragedia de miles de mujeres que, como ellas, nos necesitan para escapar del olvido en que los falsos historiadores las han enterrado.

Un comentario a “De Rosa Regàs”

  1. Colo dice:

    Tiene razón Rosá Regás, Nosotras que perdimos la paz da voz a mujeres silenciadas durante mucho tiempo. He intentado visitar su tienda para comprar un ejemplar para regalar, pero parece que no está operativa ¿dónde lo puedo encontrar?

Deja un comentario