Sígueme en Twitter

Los viajes de la memoria, la emoción de los encuentros

homenajetrini.jpg
Trini Gallego a los 2, a los 22 y a los 91 años.

Trini Gallego, que tiene 93 años, me pidió ayer que tratara de localizar a los descendientes de uno de los médicos que formó con ella el Comité del Hospital de San Carlos, en Madrid, en julio de 1936. Viajaré proximamente a Buenos Aires y ella pensó que tal vez allí podría encontrarles;Trini sabía qué él había logrado salir para el exilio en Argentina, una vez acabada la guerra. Se trata de Estanislao Lluesma Uranga, un hombre con quien ella compartió esfuerzos durante largos meses del asedio de Madrid: El, del partido republicano, como cirujano, y ella, comunista, responsable del quirófano de un hospital de sangre, donde las víctimas entraban a más velocidad que sus posibilidades de atenderles.

Me puse a ello y no tardé en encontrar –gracias a Internet– a alguien que llevaba sus mismos apellidos y que ha resultado ser el primogénito de aquel joven doctor, que ya no vive. Trini me cuenta que Estanislao Lluesma era, antes del 18 de julio de 1936, el primer ayudante del doctor Olivares, un catedrático del Hospital, de gran prestigo profesional pero contrario al Frente Popular. Lluesma era ya un cirujano de prestigio, con una carrera brillante.

“¡Imagínate como me sentí yo, la nieta de una portera del barrio de Salamanca, que de pronto me encontré organizando un hospital con eminencias como ellos. Pero de eso fui consciente después, cuando lo perdimos todo. Entonces solo teníamos tiempo de seguir para adelante sin pensar demasiado. Había demasiado dolor.

Trini me dice que Estanislao era un hombre de una enorme sensibilidad y de un corazón grande que lo entregó todo. “Sufría enormemente con todos los desastres que cada día debíamos afrontar. Mi abuela me habia enseñado a no temer a la muerte ni a los muertos. Estaba acostumbrada a resistir. Yo me lo echaba todo a la espalda pero para él resultaba más difícil y sufría mucho”.

Después, nunca más le vi. Supe, años después, por otro médico con el que yo tuve relaciones, que lo había visto en Buenos Aires y que allí siguió su brillante carrera.

–¿Porqué quiere Trini encontrar a los hijos de Lluesma?–, me preguntó.

Y ahora sé que quiere decirle a sus hijos lo que no tuvo oportunidad de compartir con él: lo mucho que aprendió a su lado, lo importante que fue su colaboración para ella, lo estechamente que ha estado unida a su recuerdo, siempre como un hombre justo, honrado y valiente. Porque, al fin de su vida, Trini se siente capaz de mirar sus propias emociones y dejarlas sentir tras décadas en las que sentir le estaba vedado.

Me cuenta que Lluesma y ella misma fueron a visitar al Ministro Barnés, de Instrucción públicar y Sanidad, para pedirle, en nombre del Comité, que mantuvieran el puesto y el sueldo a los catedraticos que realmente tenían experiencia para afrontar la gravedad de la situación, aunque no fueran afines al Frente Popular, o como el doctor Olivares, abiertamente contrario.

Trini compartió miles de horas interminables con aquel cirujano valiente ; con él aprendió lo que ninguna facultad enseña: el amor a la vida es el arma más valiosa ante el dolor, la sangre y la violencia.

El Hijo de Lluesma, ha contestado emocionado a la misma velocidad de mi correo. Yo me siento también feliz de servir de puente. Es un lujo y como tal, lo disfruto.

Por la fuerza de Trini, por la memoria de su amigo Estanislao Lluesma, por el encuentro de las generaciones separadas.

14 Comentarios a “Los viajes de la memoria, la emoción de los encuentros”

  1. Todo lo dicho en este artículo es cierto mi respuesta es sólo para reafirmarlo y dar mayor prueba testimonial de esta parte de nuestras historias y agradecer nuevamente a Llum por su gestión a la que lamentablemente gracias a Air Madrid no podré conocer el 16 de enero en Buenos Aires. Lamentablemente mi situación económica no me permite llegarme hasta España para conocerla y besar a Trini como todos la llaman.

  2. llum dice:

    Lo que más me interesa, lo que más me emociona de este esfuerzo por la memoria es comprobar en mi propia experiencia cotidiana que no estamos hablando del pasado sino del presente. Del nuestro, de nuestras vidas, de nuestras historias. de nuestras biografías, que necesitan de las suyas para sentirse, para reconocerse, para aceptarse.
    Le haré llegar a Trini tus buenos deseos. Está feliz de haberte encontrado.
    Un abrazo,
    Llum

  3. Pedro Hector Mazza Rodil dice:

    El Dr.Lluesma Uranga, fue jefe mio en mi iniciación en la Cirugia de Urgencia del Hospital P.Piñero de Bs.As.Largas noches operando y hablando de su vida. Yo lo escuchaba con atención era un joven practicante de 20 años. Mas tarde a los 22 me recibi de médico e in grese a la Escuela Finochietto donde LLuesma era respetado. Continuamos juntos en la guardia del Piñero y fuimos sancionados juntos por una fiesta de un compañero que se recibió. Muchisimas anecdotas tengo. Falleció en las Guardia de muerte subita. Amigos como Jimenez de Asua concurrian anuestras cenas.

  4. llum dice:

    La rueda sigue y siguen los encuentros: Gracias en nombre de Trini y en el mío propio por compartir esa imagen de sus largas noches de quiróano entre la vida que pide paso y los recuerdos…
    Eso es lo que somos. Gracias.
    Llum

  5. robert llopis i sendra dice:

    Hola. Soy Robert Llopis de Benissa, en Alicante, España. Estoy investigando junto a otros historiadores de la Universidad de Alicante el exilio republicano desde el puerto de Gandia, en la provincia de Valencia. Justo una de las personas que consiguieron embarcar en el navio militar británico Galatea era el doctor Lluesma, con la anotación de ser un “agente político argentino”. Estaría interesado en contactar via mail con el hijo de Lluesma para intercambiar información y recuperar para un próximo libro su recuerdo y lucha.
    Saludos
    robert

  6. Querida Llum, el contacto con Robert se ha normalizado y hemos avanzado en algunas cosas, estoy trabajando para mejorar la información y ampliar los contenidos de su trabajo. Gracias por tu esfuerzo. Recordá mi teléfono celular por si vuelves a Argentina.

  7. Estanislao Lluesma Uranga dice:

    Llum,he conocido a dos primas (de Valencia) que han venido a Argentina, me están facilitando la partida de nacimiento de mi abuelo por lo estimo que cuando las autoridades de España lo deseen, estaré allí para conocerte a tí, a Trini y a mi familia. Ya tengo tarea pues tendré que escribir un libro sobre mi abuelo y seguro que después uno de mi padre.
    Muchos besos
    Estanislao

  8. llum dice:

    Qué bueno, Esanislao!
    No hay nada cómo ponerse en el camino poco a poco aparcen los recursos…
    Genial lo de tus primas, estupendo que recuperes la nacionalidad que te pertenece… Ha costado mucho… y aún cuesta. Imagínate que es un asunto que sigue dividiendo a este país, aunque la mayoría, apenas sabe bien lo que supuso… Pero todos hemos crecido con ello, aunque sea en su versión silenciada.
    Te cuento que Trini ha estado dos meses en una residencia para ancianos, tras una crisis pulmonar…
    Se ha recuperado y vuelve a su casa dice que a ella nadie la trata en serie…
    Hablé con ella ayer… Prefiere estar en su ático lleno de luz, atendida por sus vecinas y por una personas que ahora la va a acompañar. A sus 95 años reunetodavía fuerzas para defenderse sola.
    Un abrazo grande y muchos ánimos para esa extraordinaria tarea que tienes por delante.

  9. Miguel Angel Ansareo Mogollón dice:

    Me ha congratulado mucho saber algo de personas que seguramente convivierón con mi padre ( Angel Ansareo Grandas), he de agradecerles sus comentarios, si así es.

  10. Miguel Angel Ansareo Mogollón dice:

    Trini seguramente lo conocio

  11. Cristina Márquez Arroyo dice:

    Soy sobrina de Trinidad Arroyo de Márquez, oftalmóloga española casada con Manuel Márquez Rodríguez, ambos exiliados desde Valencia al finalizar la guerra civil. Me gustaría saber si Trini Gallego se acuerda de ellos y si hay alguna forma de ponerme en contacto con ella. Vivo en Nueva York pero viajo a España al menos una vez por año. Gracias!

  12. llum dice:

    Me alegro de saber de ti. Hablaré con Trini y te diré, anda un tanto débil pero tienen una memoria bárbara. Un abrazo grande,
    llum

  13. llum dice:

    Querida Cristina: He hablado con Trini y recuerda a tu tío… me dice que el vivia por Moncloa y que los primeros días de la guerra esa zona se convirtió en zona de frente… y tu tío tuvo que salir de la casa …me habla de un ayudante syuyo, Manuel Medina, que le ayudó a sacar instrumental y ponerlo a salvo… Se acuerda. Me dice que puedes llamarla… escríbeme y te digo cómo

  14. llum dice:

    Querido Miguel Angel: Tengo noticias para ti.
    Querido Miguel Angel:
    He hablado con Trini. A sus 97 años está enfadada con la vida que no la deja irse.
    Se acuerda de tu padre. Dice que era un gallego gallego, enfermero, que trabajaba en el hospital, con las monjas, antes del golpe militar del 18 de julio y que se quedó cuando formaron el Comité, era de izquierdas, de las ideas nuestras, dice ella Recuerda su cara, recuerda su nombre Angel Ansareo Granda y recuerda que fue responsable del suministro. Si quieres hablar con ella, no hay problema por su parte. Sólo que está bastante sorda y anda con ganas de morirse. Pero hoy estaba bien dentro de lo cochambroso, coo dice ella.

    Un abrazo
    Llum

Deja un comentario