Sígueme en Twitter

Un hombre, en un instante, ha sido ahorcado en Bagdag, al amanecer

¡Qué arrogancia la de los vivos!

Leo la noticia y un escalofrío me recorre el cuerpo entero. La guerra en Somalia, en Irak, en Colombia ¿en cuantos más lugares de la tierra? Miseria moral, dolor y violencia instalada en algún lugar de mi propia sangre.

Dice J.L. Borges

¿Dónde estarán los siglos, donde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
dónde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?

El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.

Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados
espejos de la noche no es el mismo.

El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

El Instante

Deja un comentario