Sígueme en Twitter

600 kilos de violencia en Madrid.

El odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida.
Lo decía Baudelaire y lo traigo a cuento de la violencia de ETA. Si sirve de algo, como si no sirve de nada, que conste mi rechazo y que conste también mi vergüenza. La arrogancia de acabar con la vida de otros persigue a los vivos y a sus descendientes hasta que alguién se detenga y rompa por fin la espiral inacabable para tomar su propio camino.

ETA ha matado y ha destruido en Madrid. Los hombres y mujeres que militan en ETA son los responsables de la destrucción y de la muerte.
La paz es el único camino de la paz, Ghandi.

Deja un comentario