Sígueme en Twitter

El presente siempre está a nuestro alcance

Ayer, Alejandra, mi mujer, vestida de chamana en una fiesta de carnaval, le decía a una pirata y a un bañista de los años veinte del siglo XX. Yo, vestida de botella de aceite de oliva virgen extra, la escuché. Decía: Soy rotundamente optimista y digo: el futuro no existe; el presente es lo único que permanece…” Como iba de chamana, sabía de lo que hablaba…
Creo que tiene razón aún hoy que ya no soy ni botella, ni virgen, ni extra, … por eso lo escribo en estas páginas que llevo desatendidas muchos días. Los viajes, las múltiples emociones, el amontonamiento de imágenes, de recuerdos… obligan a buscar la calma. Pero el presente siempre está ahí y nos permite rencontrarnos.
Mientras acabo de ordenar mis papeles y mis ideas que ún dan vuelas después de un viaje a Caracas, Rio Chico y Bogotá, veo en Internet un artículo que escribí sobre Burgos medieval... Una ciudad es también una memoria viva… Lo escribi para la revista Viajes National Geographic, para la que trabaje durante varios años.

Deja un comentario