Sígueme en Twitter

Los relatos de nuestra historia, desde Alicante a Rumanía, pasando por Colombia.

Leonardo da Vinci 011_1.jpg

Ismael Gutiérrez, el tutor de este grupo, del Instituto De Enseñanza Secundaria Leonardo da Vinci, en el barrio de La Virgen del Remedio, en Alicante, me invitó a dar un breve taller sobre la Memoria Histórica,a este curso al que él imparte clases.

Repasamos el enunciado de nuestras historias, de nuestras memorias por la historia de España del siglo XX; las de cada uno de este pequeño grupo. Sin tener que ir muy lejos hablamos de la experiencia de la guerra y del exilio, de las tiranías, de la falta de libertad, del miedo, de hambre, de la vida en democracia y de la paz, del papel de las mujeres en la resistencia cotidiana. El viaje por tantas emociones fue a través de las historias familiares, de los recuerdos que ya están gravados en sus memorias con palabras y también descubrimos la importancia de los silencios que tan grandes huellas dejan en la vida de la gente cuando se vive en dictadura. De eso también nos habló Ana, que hace solo dos años vino con su madre a Alicante dejando atrás su propio país, Rumania, salida de una tiranía comunista.

El viaje no solo fue en el tiempo del presente al pasado y vuelta al hoy, también viajamos en el espacio, salimos al exilio y volvimos, y comprobamos cómo a veces la historia, la guerra, la pobreza nos coloca alejados de los nuestros. También fuimos hasta Colombia, de la mano de un chico y una chica que hace apenas cuatro y dos años que vinieron de allá con sus familias. Hablamos entonces de la experiencia de la guerra y de cómo afecta a la gente. De la importancia de ponerse en la piel del otro para darle valor a lo que tenemos, lo que perdemos, para ver la realidad desde otra perspectiva. Supimos que el abuelo de uno de ellos había llegado a Colombia precisamente huyendo de la represión de Franco, cuando el bisabuelo fue detenido y fusilado por ser republicano. Hablamos de metáforas, de soledades, de solidaridades, de Historia y de Literatura.

Leonardo_da_Vinci_007.jpg

Convertimos las memorias en relatos y los sentimientos en metáforas. Lejos de dejar las incógnitas zanjadas, salimos con la certeza de que hay muchas preguntas para las que tal vez no encontremos las respuestas, pero que lo más importante es que el miedo paralice nuestro acercamiento a descubrir quienes somos en realidad, siendo capaces de mirar de frente nuestra historia aceptando a los nuestros tal cuual son, tal cual fueron y dejando así con ellos sus conflictos.

Se nos hizo demasiado corto. A mí al menos.

Esta nota va dirigida a ellos. Les invito a que incluyan sus nombres y apellidos, que no anoté y no puedo enunciar, (casualmente por falta de memoria), en esta página, y se identifiquen en la foto. Y les mando a todos y cada uno de ellos un abrazo y mis mejores deseos para que se atrevan a vivir en libertad y a defender la sociedad en paz que les corresponde.

Deja un comentario