Sígueme en Twitter

Talleres Mujeres y Memoria: Ermua y Ondarroa

Ermua1.JPG

Buscar la sintonía con nuestra propia historia, ejercitar la percepción más allá de las palabras, escuchando los silencios, lo que dice el cuerpo cuando la voz calla. Hacer un homenaje al linaje femenino del que procedemos.Nuestra propia genealogía abre las puertas de nuestra historia. Nos conecta con ella, con los esfuerzos de las mujeres que nos han precedido. Si construimos las ramas del árbol del que formamos parte, reconocemos el papel determinante de nuestras antepasadas. No hay memoria sin memorias, y estas son las múltiples verdades que llenan de arrojo, de energía, de dolor, también de alegrías cada uno de los momentos de la biografía de quienes construimos este presente del que somos responsables.

Imágenes tomadas durante los tallares celebrados en Ermua y Ondarroa el pasado mes de marzo y abril.

Ermua3.JPG

En Ermua compartimos el taller con dos mujeres recién llegadas de El Salvador. Una de ellas, guerrillera durante doce años de guerra en su país, nos acercó a la experiencia de la guerra cercana. La acompañamos en su emocionado y doloroso relato. En cada uno de los talleres, entramos en escenarios de emigración, de epopeyas silenciosas protagonizada por abuelas y por madres y llegadas a Esukadi desde Extremadura, de la Rioja, de Galicia … escenarios de esfuerzos incontables, de búsqueda, de resistencia, de abandonos y de reconciliaciones, escenario de amores realizados y también de amores imposibles.. Recorrimos silencios y relatos incrustados en nuestras vidas; retomamos historias mil veces contadas, y ausencias inexplicables. Les dimos nombres a las mujeres esenciales de nuestra existencia. Una tarea imprescindible para aceptar ser quienes somos, para elegir nuestro propio camino, sin enemigos ni aliados prestados ni heredados.

Ermua5.JPG

Ermua47_1.JPG

A través de diferentes propuestas de trabajo en común, tratamos de escuchar el relato de las otras, de contar el nuestro propio, de ser protagonistas y observadoras, en un ejercicio de entender la realidad como un espacio del que formamos parte como sujetas activas.

A través de diferentes propuestas de trabajo en común, tratamos de escuchar el relato de las otras, de contar el nuestro propio, de ser protagonistas y observadoras, en un ejercicio de entender la realidad como un espacio del que formamos parte como protagonistas.

En la memoria de las mujeres de Ondarroa, el mar, como no podía ser de otro modo, está de fondo.

Gracias a todas y cada una de ellas por compartir sus emociones y su propia historia. Gracias por el esfuerzo de hacer posible la construcción de la propia memoria entre la memoria de las otras. Gracias por decir en alto el nombre de las mujeres que son o fueron sus abuelas, sus ayas, sus vecinas y que les dieron fuerza para seguir viviendo.

Ondarroa1_1.JPG

Ondarroa2.JPG

Ondarroa3.JPG

Deja un comentario