Sígueme en Twitter

Realidad, mito y memoria. Congreso de Historia en Santander.

Del 16 al 20 de abril. Curso temático en Santander —Universidad de Cantabria— bajo el tema La Guerra Civil Española: Realidad, Mito y Memoria en el que participé para hablar sobre la memoria de las mujeres e la experiencia republicana y bajo el franquismo. Durante una semana, especialistas e investigadores de Cantabria y de otras universidades españolas se dieron cita en la Facultad de Historia para profundizar en el conocimiento de la Historia que de un modo más significatico ha marcado nuestra sociedad reciente. Hubo controversias conceptuales sobre el papel de los histroriadores y la historiografía, discutimos sobre el sentido de la Memoria colectiva y de las memorias, escuchamos informes sobre represión y datos sobre las consecuencias de la derrota republicana en Cantabria; hablamos de las mujeres como protagonistas, de la libertad que nos permite entrar de lleno en cada uno de los debates en un momento en el que, más que nunca, las instituciones políticas amparan y promueven la posibilidad de que la memoria de la derrota recobre su propio espacio en el que la vida se convierte en material histórico.

Y hablando de Memoria, de mito, de realidad… Ya que estaba en Cantabria, aproveché.

Cristinay_su_madres_.jpg En Santander tuve la oportunidad de estar con Carolina Piris, hermana de Cristina, que no estuvo presente en el acto del Parlamento Valenciano, el 8 de marzo, cuando recibí el premio Valenciana del Año, en nombre de Cristina, que murió hace cuatro años, de cáncer. (más información en este blog en fechas anteriores)

Carolina me dio esta foto de su hermana pequeña. Está con Isabel, la madre de ambas, en Cantabria en 1997. La vida de Cristina transcurrió entre mundos –su militancia de izquierdas, su perseverante lucha sindical, su impulso por levantar Ca Revolta, en Valencia— y sus orígenes en una familia cántabra conservadora y bien situada. Parecian distintos pero esos eran los territorios sobre los que Cristina construyó su vida sin sentirse dividida. Amaba a los suyos.

Deja un comentario