Sígueme en Twitter

La libertad, los pies y el voto del domingo

Esa idea feliz de poner los pies en polvorosa resultaba una propuesta totalmente fuera de lugar para estas mujeres chinas crecidas con los pies vendados. Le llaman pie de loto; durante diez siglos millones de mujeres chinas crecieron atormentándose los pies y convirtiendo su horizonte en un sueño hacia el que resultaba difícil caminar e imposible correr.

chinka_7__1__2.jpg

Fue una costumbre extendida entre las mujeres de la corte y de la aristcracia china. Se libraban las más pobres, las campesinas, las trabajadoras, las sirvientas. Para que los pies se convirtiesen en loto dorado –obra de arte y objeto de deseo– debían medir sólo siete centímetros y ser delgados, pequeños, puntiagudos, arqueados, perfumados, suaves y simétricos.

Un proverbio chino afirma: Un cara bonita, es un regalo del cielo, un par de pies bonitos es trabajo mío. Y ese duro trabajo empezaba a la edad de cinco o seis años, de las manos de las madres, siempre que éstas pudiesen permitirse mantener a la hija sin trabajar fuera de casa.

chinka_5__1__1.jpg

En fin, como tengo la inmensa suerte de tener unos pies tan grandes como los genes recibidos han permitido iré con ellos a votar el próximo domingo. Quisiera que el PP dejara de gobernar en esta ciudad y que un equipo nuevo tome el relevo en Alicante y en la Comunidad Valenciana. a ser posible. Si a alguien le diera la sensación de que esta asociación de ideas entre el pp y esta tortura china no pega ni con cola le diré que tal vez tenga razón. Pero lo cierto es que pienso en que Diaz Alperi vuelva a dilapidar el presupuesto de esta ciudad y de verdad que me siento como si yo, que calzo el 41, tratara de meter el pie en un 35. Y eso duele.

Por cierto esta terrorifica costumbre fue prohibida en China en 1911.

Gracias Coral por las fotos.

Deja un comentario