Sígueme en Twitter

Abril en marcha

Alicante 17ºC
Nublado
Viento. SE a 14km/h
Humedad: 72%

Es viernes de Pasión. Y la ciudad desata sus liturgias y las luce. Entre sonidos de trompetas, de cornetas y tambores los hombres marcan el paso de Cristo y mecen la imagen de la madre de Dios. Lo oigo desde casa, mientras al teléfono Trini GAllego, me dice que se ha vuelto de la residencia. A sus 95 años, hace dos meses, y tras una pequeña crisis pulmonar, decidió dejar de vivir sola en su casa. ¡Estoy vieja, qué le voy a hacer. Que me cuiden, que me cuiden!
Viernes de Pasión. Me dice Trini que la expereincia ha sido espantosa y que está de vuelkta en casa. Tratan a la gente en serie, como borregos. Cuando le dije al médico que aquello no era cuidar de la gente; me dijo que era la única manera de evitar la anarquía. ¿Evitar la anarquía?
Su voz suena rotunda, firme: Me moriré en mi casa. Allí estaba en una habitación en la que apenas entraba el sol… fíjate, ni sol… les dije que yo no iría al comedor a comer y no fui, por no ver lo que había. El último día, antes de volver a casa, pase por un cuarto que nunca antes había visto: una sala enorme, repleta de seniles, atados para evitar que se caigan, que se vayan… Hay cosas que no vemos porque no las miramos… Pero hay que verlas… Yo misma pasé un día dos horas sentada en la taza del water, sin que nadie viniera a levantarme, aunque llamaba.
Trini se queda en su casa. Se cuidará sola, con el apoyo de quines la quieren, como siempre. Para encierros, ya tuvo bastante con las carceles de Franco.

Deja un comentario