Sígueme en Twitter

Las vidas que dibujan los mapas de la Historia. Estanislao Lluesma Uranga

Estanislao Lluesma Uranga en 1933_1.jpg

El cirujano Estanislao Lluesma Uranga, logró salir de España en dirección a Argentina, tras la derrota Republicana.  Era entonces, un hombre joven, atravesado por la sangre de la guerra que en tan abundante cantidad pasó por sus manos en los quirófanos en los que salvó tantas vidas. Embarcó con su madre, Maria Luisa Uranga,  desde Gandía y rehicieron sus vidas al otro lado del Atlántico. Viajó en el navio militar británico Galatea  como “agente político argentino”, según ha confirmado Robert Llopis, de la Universidad de Alicante.
Me interesé por Estanislao Lluesma, a través de Trini Gallego, que fuera con él miembro del Comité del Hospital San Carlos, en Madrid, durante los primeros meses de la guerra. En busca del rastro de aquel médico que tan profundo recuerdo había dejado en Trini –y en tantas otras personas, según he comprobado después– di con su hijo en Buenos Aires. La historia del encuentro está relatada en otras páginas de este blog.

El cirujano Estanislao Lluesma Uranga había nacido en Argentina, de padres españoles y vivió desde pequeño en España.
Dice su hijo: “Hizo toda la carrera de médico en España hasta doctorarse, fue Capitán de Carabineros, estuvo becado en Europa, fue condecorado por el Rey Carol de Rumania cuando estuvo en ese país junto a la después famosa Dra. Ana Aslan a quien conocí en Argentina ya que nos llamó cuando vino al enterarse que papá había fallecido” .

Estanislao, hijo, me hace llegar más fotos de su abuelo y su abuela, en Guinea Ecuatorial, cuando el abuelo fue nombrado Gobernador de la Colonia por la República, en 1933, republicanos y valencianos. Y me quedo perpleja de los caminos que de nuevo se abren…¿Quien sabe si alguno de los soldados que aparecen en la foto es el bisabuelo de mi amiga Francesca, gineana como ellos y educada por monjas vascas, que le enseñaron a cantar Desde Santurce a Bilbao…? ¿Cuantas historias apasionantes podemos aprender sólo con mirar nuestros linajes!!
foto del Gobernador Dr. Estanislao Lluesma Garcia padre de Estanislao Lluesma Uranga_1.jpgMaría Luisa Uranga, que aparece en la foto junto a su marido, había dado a luz en Argentina a su hijo Estanislao, años atrás,  cuando fue de visita a ver a su hermano Rafael a Argentina y a otros familiares. Argentina y España, tan cerca, tan lejos.
Estanislao Lluesma Uranga, tras su salida al exilio,  continuó su carrera en Argentina como cirujano, donde fue también maestro de médicos y muy querido. En España, engrosó las listas de los médicos depurados en la Universidad de Madrid; en 1932 había sido nombrado ayudante de Patología Quirurgica, con Laureano Olivares. Durante la guerra, asumió la dirección del Hospital San Carlos. (Ver pag. 97. La destrucción de la ciencia en España. Edit. Complutense).

Ahora, Estanislao Lluesma hijo, se ha encontrado de nuevo con la historia de su padre. Y trata de rehacer el camino de vuelta en un mapa biográfico y genealógico repleto de acontecimientos, viajes, tragedias, silencios, amor y mucho por descubrir. Quiere recuperar la nacionalidad española y sus lazos familiares a este lado del mundo. Mis mejores deseos.

4 Comentarios a “Las vidas que dibujan los mapas de la Historia. Estanislao Lluesma Uranga”

  1. Estanislao Lluesma Uranga dice:

    Llum, qué hermosa sorpresa. Gracias. Yo, esperando a ver si logro adelantar mi entrevista en el Consulado para así obtener mi ciudadanía ya que tengo toda la documentación. Me hubiera gustado tenerla para el 2 de Mayo (día que papá hubiera cumplido sus cien años pero, no ha sido posible) y llegar a España como ESPAÑOL, ese es mi deseo y mi visión. Espero que alguien en la Embajada o en el Consulado vea tus notas o mis mails y me acerque una ayuda. De todas maneras he escrito a Robert ya que quizás, el pueda pensar en algo. No tenés idea de la cantidad de gente que recuerda a papá, tanta gente que hasta mis primas de Valencia se sorprendieron y me están esperando. Dios quiera poder tener todo ayer. Un cariño muy grande, deseo también poder abrazarte ya que no soy de los que olvidan y tú, junto a Trini plantaron esta semilla en mí. Otra vez gracias y hasta muy pronto. Estanislao

  2. Llum dice:

    La vida es hermosa y desconcertante y tantas veces trágica. Cuando la atraviesa la guerra nada vuelve a ser igual ni para quienes vecen ni para quienes son derrotados.
    Tu padre fue un hombre muy querido, tuvo esa capacidad, y pudo también sobrevivir tratando de no dejar a los suyos la herencia del dolor. Lo sorprendente es que a pesar de todas las dificultades sea posible recuperar, hacer cvisibles en realidad, los vínculos que él estrechó a lo largo de su vida y de los que formó parte: los profesionales, los educativos, los familiares… Fue espectacular que Trini lo recordara con tanta fuerza y que te localizara tan rápidamente. Fue su cariño por él el que puso en marcha este viaje tan apasionante para ti y tu gente, fue mi curiosidad, mis ganas de ayudarla y de saber yo misma.
    Conseguirás la nacionalidad, aunque tarde la gestión administrativa, la Ley, por fin, lo ha hecho posible.
    Un abrazo grande
    llum

  3. Ricardo Panizza dice:

    Tuve el inmenso privilegio de conocer y tratar a tan noble persona en un ámbito filosófico, el Ateneo Constancia. Me maravilló la extraordinaria capacidad de sus saberes en diferentes temas, pero lo que más me impactó fue su sencillez que puedo calificar sin temor a equivocarme “como la sencillez de un grande. Tuve también la dura tarea de ser testigo de su cremación. Finalizo con la reflexión de dar fe de haber vivido en nuestra madura camaradería, importantes hitos en lo referente a crecimiento espiritual. Cuando el entrañable amigo dejó este plano lo consideré tan sólo ausente, porque muertos están aquellos que nadie recuerda. Vaya mi sincero y permanente recuerdo para ese ser extraordinario.

  4. llum dice:

    Gracias Ricardo, por compatir su amor con este hombre, por participar en este milagro de encuentros imposibles, por ponerle palabras al recuerdo

Deja un comentario