Sígueme en Twitter

Adios y gracias, Milana bonita

Ayer murio Miguel Delibes, a los 90 años. Castellano, escritor y periodista que construyó historias que nos ayudan a recordar la miseria y el dolor que hemos atravesado. En plena dictadura, se casó con Angeles de Castro con quien tuvo siete hijos y se mantuvo a su lado mientras él desarrolló su carrera profesional y artística. Su castellano recio, ausero y poderoso queda en boca de sus personajes, antiheroes que forman parte de nuestro mapa emocional y biográfico. De entre todas sus obras, recuerdo Las guerra de nuestros antepasados , una reflexión profunda sobre las guerras como herencia, una llamada a la libertad, a la responsabilidad de cada humano, de cada generación frente a las oportunidades de afrontar su presente, sin aceptar la envenenada herencia de la venganza. “La violencia es simple, las alternativas a la violencia son complejas”, afirmaba Delibes.
En su recuerdo, recupero fragmentos de Los Santos Inocentes que llevó al cine Mario Camús, en 1984, que refleja una sociedad en la que los poderosos no consideran semejantes a sus sirvientes. La historia transcurre en un cortijo de Extremadura, allá por los años 60.[youtube]uNdwPjGkjhI[/youtube]

[youtube]WP58qosKuKw[/youtube]

[youtube]Pf0omfDFkUc[/youtube]

Deja un comentario