Sígueme en Twitter

Capitalismo gore

Sayak Valencia presentó su libro en Alicante

Sayak cita una viñeta que apareció en la prensa mexicana que muestra a dos diablos en el infierno: "Por décadas temimos que se colombianizara México, ahora nos da miedo que se mexicanice el infierno"Nunca una definición del cine --gore-- le había sentado también al sistema económico que arrasa el mundo --y cuando digo arrasa quiero decir arrasa--. Sayak Valencia vino a Alicante a presentar su libro Capitalismo Gore, a iniciativa de la asociación cultural L'Aparadora y fui la encargada de presetarla a ella y a su trabajo, en el Hostal de la Sal, en el casco antiguo de la ciudad.

Nunca una definición del cine  –gore– le había sentado también al sistema económico que arrasa el mundo –y cuando digo arrasa quiero decir arrasa–.  Sayak Valencia vino a Alicante a presentar su libro Capitalismo Gore, a iniciativa de la asociación cultural L’Aparadora y fui la encargada de presetarla a ella y a su trabajo, en el Hostal de la Sal, en el casco antiguo de la ciudad.Lo que viene a continuación es el texto de mi presentación  junto con mi  recomendación de acercarse al trabajo de Sayak. Un amirada crítica y profunda que repasa, desde la filosofia y el feminismo, ese capitalismo devastador y sin freno que se está haciendo con el planeta tierra y que tiene como utopía el consumo.
“Estábamos en ese tiempo en el que cualquier acontecimiento cotidiano era precedido por la muerte”
Angélica Liddell

Se llama Sayak Valencia Triana. Tiene nombre de estrella de cine o de cantante de copla postmoderna, es hija rebelde de una patria que le duele, nacida en esa ciudad del vicio que es Tijuana, con un 40% de seres humanos que viven en una intrínseca pobreza a solo 20 km de San Diego, la ciudad más elegante de Estados Unidos.

La capital transa, 3000 km de frontera caliente, como una cicatriz que no se cierra. Tijuana, su ciudad, es una línea roja, ardiente, donde bulle el contrabando de cuerpos y de almas. Donde el crimen organizado se doctora y especializa asentado sobre las nuevas alianzas entre mafias sangrientas, el aparato del estado y el empresariado.

Llum Quiñonero y Sayak Valencia

Llum Quiñonero y Sayak Valencia

Sayak Valencia viene de esa ciudad postmoderna, donde reina, como en todas partes,  el hedonismo y el hiperconsumismo—y  que tiene en la especialización de la violencia su instrumento de marketing  mas efectivo. A Tijuana, Sayak la  denomina capital gore por antonomasia. La ciudad donde la verdad nunca se sabe. La otra parte del otro lado, el otro lado, del otro lado.

Sayak  estudia, analiza y toma partido. Buscamos, dice, la creación de discuros propios, discursos que no apelen a la victimización de nuestras subjetividades y agencias. Discursos que hagan frente y cuestionen nuestra situación actual, circunscritas al capilatlismo gore.

El estado ha devenido en mercado. El mercado-nación, se mezcla con el narco-mercado, narco- mercado-nación, necro mercado, necro política.  El gobierno y las fuerzas de seguridad hacen frente a los cárteles de la droga para justificar su propio beneficio. La muerte, la violencia, el mercado, la vida que mata y que muere. El capitalismo gore que hace del crimen una enseña. La vida no vale nada, lo que vale es la muerte. Lo he visto también en Colombia.

Retomo la citade la  pag. 38. Sayak hace referencia auna viñeta aparecida en la prensa mexicana. En ella se ven conversando a dos diablos que hablan en el infierno. “Durante décadas temimos que se colombianizara méxico. Ahora tememos que se mexicanice el infierno”, afirman.

La parapolítica, la violencia, la mafia  –la necropolítica– como red de alianzas que sustituye al estado, no es una realidad  alejada de nosotros físicamente. El capitalismo gore del que ella habla está instalado en nuestras  vida. Nos atravesó la vista y el corazón cuando el 11 de septiembre los aviones derribaron las torres gemelas para dar el gran golpe del neoliberalismo capitalista. Ahora aparecen  a todas horas por todas las ventanas de  las múltiples pantallas que rodean nuestra vida  mil veces virtual. Y con frecuencia acompañado de sangre real o ficción ¿quien la diferencia? Todo vale,  energía nuclear incluida, cuando se trata del mercado neoliberal.

El capitalismo gore forma parte de nuestra realidad de primer mundo: alimenta las finanzas y mantiene a los estados, es la economía colchón, esa que duertme en el único paraiso conocido, el del dinero.

El concepto de trabajo se desmantela y lejos de disminuir la precarización, aumenta, se multiplica y las gentes encuentran su lugar en estas redes violentas pero proveedoreas de oficios muy diversos, entre ellos el de sicariato, por supuesto.

Me interesa su análisis de ese capitalismo que califica de gore y  que cumple milimétricamente con el  único principio triunfante en este siglo: el derecho a obtener beneficios  y que celebra en la violencia –a veces, tantas veces legal,  en forma de guerra—su herramienta más contundente por toda la faz de la tierra.

Sayak se define, trasfeminista, filosofa, poeta, ensayista, exhibicionista performática; es doctora en filosofía, teoría y crítica feminista por la Uni. Complutense de Madrid.

Este libro nació a raiz de un suceso que la conmovió profundamente cuando viajaba con su hermana adolescente por una autopista en Tijuana.  Vio como desde una picK up negra, sin matrícula (una de tantas que circulan por la ciudad) cayó y comenzaron a desparramarse las partes del cuerpo desmenbrado de un hombre, inluida su cabeza. Cuerpo que ella apenas pudo esquivar.

Cuando llegó a casa, comenzo a escribir el capítulo que pone punto final a su trabajo y del que esta es una sintesis:

Son las seis de la tarde en el bulevard Insurgentes. Los coches se desplazan a velocidades prodigiosas, la hora pico en Tijuana es frenética. Hace varios años que me fui de aquí y cada vuelta es una embestida.  (…)

… Frente a nuestro coche circula un pick up negro –último modelo sin matrícula– lo observo con desgana. Lleva la cajuela repleta de bolsas negras, rellenas con lo que yo supongo que es basura…  una de las bolsas se desploma frente a mi coche en marcha. El contenido me atraviesa.  … Frente a mi coche cae el torso descuartizado de un hombre, un torso que aún conserva la cabeza, un hombre joven d ecabello moreno … la mitad de un hombre…(…)

Le pregunto a mi hermana ¿que era eso? Ella coloca su mano sobre mi hombro mientras me mira a los ojos y me dice: “Era el torso de un hombre descuartizado, Sayak. Esto es Tijuana”.

(…) Ese muerto me dice que yo tambén soy culpable de su desmembramiento, que mi pasividad como ciudadana cristaliza en esa impunidad. Ese muerto y la mirada sin miedo de mi hermana me dicen que debo hacer algo con ELLO, porque sino ESO hará algo conmigo.

Sayak estaba en aquel tiempo escibiendo su tesis doctoral sobre usos del neutro. Cualdo volvió a Madrid le dijo a su directoa de tesis que abandonaba el proyecto y le propuso sustituirlo por este que llamó Capitalismo Gore. Su tesis, convenientemente adaptada, se convirtió en este libro que merece la pena compartir.

Gracias Sayak por recordarnos que podemos evitar que ESO haga algo  peor con nosotros.

Deja un comentario