Sígueme en Twitter

Bin Laden en la picota, la bolsa sube

En el horizonte veo un mar gris limitado por un oscuro bosque de buques de guerra.
Llueven mentiras bajo el agua que no cesa de caer y un  ruido de dolor y de venganza arrastra las olas hasta la orilla.

Las pantallas– devenidas en picotas virtuales– repiten la noticia: Bin Laden ha muerto en Pakistán tras  un ataque militar organizado por los EEUU que duró 40 minutos.  La operación ha sido autorizada por el Nóbel de la Paz, Barak Obama.
La bolsa sube, el petróleo baja.
La foto que ha distribuido Associated Press del cadáver de Bin Laden es un montaje.
El cadáver — dicen — lo han echado al mar.
¿Quién cobrará la recompensa por la cabeza del hombre que representaba el mal para Occidente?
¿Qué viene después de la venganza?

¿En qué orilla devolverá el mar sus restos?

En mi pesadilla, la partida de nacimiento de Obama está sellada con sangre.  Me despierto;  en el horizonte,  los buques ya no están ante mis ojos.

Todo permanece en silencio.

Un comentario a “Bin Laden en la picota, la bolsa sube”

  1. toofasttofall dice:

    Muy bueno…

Deja un comentario