Sígueme en Twitter

En construcción

image post

Crónica desde la Montanyeta, Alicante.

Mientras los medios de comunicación elaboraban los resultados electorales,  la madrugada del 22 de mayo, en las plazas de cientos de ciudades españolas, una multitud atendía su propio alumbramiento. Un parto de gestación larga e incierta que ha dado a luz una criatura con su pan bajo el brazo, cargada de dolor y de entusiasmo. De ahora en adelante, me hago cargo de mi misma, ha dicho después del llanto.

Herederos de la Transición, de la democracia posible se rebelan: “No me gusta vuestro plan, tenemos otros en el que cabemos todos”.

Las manos en alto, los aplausos silenciosos, las pancartas sin intermediarios.

Asisto a una asamblea de artistas, de creadorxs que tienen una percepción capaz de distinguir la luz donde parecía haber sombra, que componen otra música, que inventan palabras brillantes, que señalan la realidad de otra manera.  Artistas que hablan de leyes electorales y de hipotecas, pintorxs que trazan nuevos mapas urbanos, narradorxs que hacen cuentas, y saben de la impostura del euribor; violinistas que van al corazón de la Constitución y que ponen música de cuerdas para los viejos derechos atropellados. Albañiles que levantan hogares de esperanza, fontaneras cargadas de Filosofía, maestras que cocinan la Historia del presente.  Titiriteros que leen a Goethe en voz alta, ancianas de rodillas débiles que rehabilitan su ilusión.  Medicxs, ingenieras, camareros, estudiantes, jardineros, periodistas y profesorxs de Física que no quieren perderse el big bang: una olla repleta de los mejores ingredientes, con su punto de acidez y la amargura del miedo, cocinada a fuego lento hasta el punto de ebullición.

Los signos más vistosos del nuevo mapa son los de interrogación y se dice que las respuestas se agrupan dando vida a más interrogantes.

Dicen que hay un ángel por las plazas que no duerme, que traza puentes invisibles de corazón a corazón, de memoria a memoria, creando lazos entre generaciones separadas, con redes luminosas. Dicen que no es verdad que una imagen sustituya a mil palabras. Cuentan de la magia de este amor, de esa necesidad de encuentro que ha desatado las conciencias, que se ha puesto en pie y que está reinventando la palabra democracia.

Un comentario a “En construcción”

  1. Helia González dice:

    Que bueno es encontrarse contigo y tus pensamientos que nos regalas como sustento imprescindible. Que bueno es cuando ya el tiempo va queriendo borrar esperanzas y fuerza poder reconocer una voz amiga que sigue esperando y que alarga su mano para que los cansados se sujeten y encuentren su apoyo.
    Gracias por toda esa generación que todavía palpita y arrastra con su semilla a esa otra tan descorazonada. Gracias LLum, gracias.
    Helia

Deja un comentario