Sígueme en Twitter

La Larga Marcha del 15-M

La policía dentro, los manifestantes fuera de la Puerta del Sol.

El pasado  junio, Informe Semanal , TVE, produjo La Larga Marcha , un programa informativo que sigue el viaje de  un grupo de indignadxs desde Valencia, camino del corazón Madrid. Un título que evoca la hazaña del ejército rojo de Mao, allá en los años treinta.

El documental muestra  un movimiento  todavía  recién nacido, repleto de ideas y consignas nuevas, propuestas de cambio expresadas con grandes dosis de creatividad, que al principio desconcertaba al poder; sólo le desconcertaba.  El programa bucea en la razones de la movilización, trata sus acciones con cercanía, entevista a expertos que hablan de las razones de fondo del descontento.   La marcha de lxs valencianxs,– que se contagiaría pronto por muchas ciudades españolas  hasta volver a desembocar en Madrid–  demuestra con su acción que no solo está en la red, que está en la calle, que necesita el contacto con la gente. La tecnología más de vanguardia y las herramientas humanas más elementales se ponen al servicio de una esperanza, un cambio que creen posible: el cuerpo, el paso, la palabra sirve para ello. La gente les apoya, les ayuda, les anima.

El gobierno no siente entonces que el movimiento sea una amenaza. Aunque lxs movilizadxs repitan desde la fecha electoral: Que no nos representan, que no.

Con la expectativa de las vacaciones, ¿qué podía hacer presagiar que las movilizaciones se incrementaran en lugar de disminuir?

A primeros de agosto, el 15M , con la visita del Papa en ciernes, y los mercados apretando las tuercas contra España,  comienza a tener otro tratamiento por los medios. TVE , el día 3 de agosto, ya no muestra a las gente movilizada, sino la Puerta del Sol desierta. “La policía se ha visto obligada a usar la fuerza para desalojar a los manifestantes de Sol”, decía ayer una periodista en el Informativo de Tele5. ¿Obligada por quién? Imagino que por sus mandos, claro.

La movilización  se transmite por la red, al segundo y por medios alternativos.  Los diarios de mayor tirada siguen de cerca los acontecimientos. Madrid está en estado de alerta.

La policía toma la Puerta del Sol para desalojar a quienes insisten en no cejar en su protesta y provoca un efecto disparatado para sus objetivos. Los sitiadores se convierten en sitiados. La multitud rodea a la policia y ocupan las calles del centro de Madrid. En cuestión de horas  se pone en marcha la inteligencia colectiva de quienes se manifiestan y encuentran el modo de llegar a otras plazas, de ocupar otras calles y se crean nuevas consignas.

El 15M se va haciendo mayor a pasos agigantados, al mismo ritmo que avanzan los retos que debe afrontar.  Cuando escribo estas líneas,   la Puerta del Sol continua ocupada por la PN. Y miles de personas cortan el tráfico en la Gran Vía madrileña, en la Plaza de España, en las Puertas del Corte Inglés.  Pero la amenza  no viene del 15M. ¿Pone el 15M en peligro la seguridad de este país?

En las las calles de Madrid– después de que ayer el rey despachara con Zapatero y pidiera unidad de gobierno y oposición, en una reunión de urgencia ante la presión de los mercados–, ha nacido un nuevo personaje que va de boca en boca: se llama Rubaljoy. Y va a dar mucho que hablar.

La Larga Marcha del ejercito chino comenzó en 1934. La Larga Marcha por una democracia real tiene otro ritmo, otros objetivos; no tiene líderes, ningún Mao al frente.  Pero se ha puesto a caminar por todos los caminos, no solo por la red. Y hay millones de ciudadanos de este país que piensan que esa gente está llena de razones.

Aquella multitud  china que rondaba los 100.000 soldados y que llegó diezmada a su destino, resultaba una fuerza insuficiente para tomar el poder ( que alcanzarían catorce años después) . Sin embargo, su esfuerzo, su Larga Marcha les convirtió ante el campesinado chino– la inmensa mayoría de la población eternamente excluida–, en una leyenda. De ahí obtuvieron buena parte de  su fuerza los comunistas de Mao.

No me parece mal el título del programa de Informe Semanal.

Deja un comentario