Sígueme en Twitter

Memoria y burocracia

Si un familiar de alguna presa quiere documentar su paso por la cárcel de Saturrarán, o alguna otra cárcel,  debe emprender un largo recorrido.  Para el caso de Saturrarán, desde Ondarroa, Fernando Aguirre, de la Asociación de Historiadores de Ondarroa,  echa una mano en el proceso y esta es la tarea hasta conseguir los documentos  tal como él me cuenta. Traigo hasta la página esta información no sólo como denuncia de la falta de agilidad administrativa para conseguirla –en tiempos de la ventana única, por cierto–, también para que quienes quieran seguir el trámite sepan a qué atenerse.

Primero, la persona legitimamente interesada, por ser familiar de la presa, debe acreditarse con  su DNI o copia.
Si la gestión la lleva a cabo una tercera persona, esta tercera persona debe acreditarse también con su DNI. Fernando Aguirre,  me dice:  “Con mi fotocopia y la del interesado, envío por fax al Archivo de Oñate (ya me conocen demasiado) un escrito de autorización a mi favor por parte del interesado, solicitando copia del expediente de la presa xxx”. El tercer paso es la respuesta de Oñate. ” Me contestan  que se halla allí y que las copias me remitirán tras el pago de las tasas correspondientes, que para más INRI, hay que pagar en Bilbao en la Agencia Tributaria con el impreso de tasa correspondiente. Relleno el impreso, voy a un banco, realizo el pago, vuelo a la Agencia Tributaria, me dan el sello correspondiente y remito el pago al archivo.
En fin… en el sumidero de la historia, cuando más inverosimil resulta los relatos del terror en matrimonio con la burocracia, cabe seguir poniendo a salvo la memoria. No sé si para evitar que se repita –en realidad, la repetición es imposible, auque la re-edición, es siempre más probable– pero sí para asumir el reconocimiento de haber nacido en una sociedad atravesada por décadas de horror y decir en voz alta que semejantes atrocidades deben condenarse públicamente y el relato de los hechos debe aprenderse en las escuelas. En eso andamos, mientras este agosto que termina anuncia un otoño funesto.

Deja un comentario