Sígueme en Twitter

EL ESCRACHE COMO APECHUSQUE

[youtube]408HY3gKWiI[/youtube]

Diríase que todo empezó en Honrrubia,  un lugar de la  Mancha conquense,  donde Petra Alarcón del Hoyo, habló del  apechusque,  denunció la desmantelación  de la sanidad pública, concretada en que en su pueblo de dos mil habitantes, con una nutrida población de gente mayor,   se queda sin médico  de guardia,  y señaló a la presidenta de la comunidad, la popular Cospedal, como responsable.

Con el apechusque, Petra pronuncio la palabra mágica, movilizó a los medios de comunicación y cristalizó una nueva nomenclatura de resistencia. El apechusque tiene toda la pinta  de incorporarse  al nuevo lenguaje de los tiempos, a la vez que toma cuerpo el escrache,  una forma de movilización que ha cruzado el charco,  desde el Río de la Plata, territorio de resistencia contra la impunidad de los responsables de la dictadura argentina, primero, y del fiasco económico, convertido en corralito, después. Escrachar  es un neologismo; una nueva palabra para una nueva manera de hacer frente a la realidad; es la acción de señalar a los responsables, a los criminales, a los torturadores, a los ladrones,  con nombre y apellido, allí donde se encuentren fuera del ámbito institucional; creo que entrará de pleno  derecho en la RAE.

De Petra, y la defensa de la sanidad pública,  a la lucha contra los desahucios, pasando por el deterioro de la enseñanza  pública, el apechusque, –que en castellano es sinónimo de herramienta y no de mareo,  vahído o arrechucho que es más bien un peperleque–, cobra sentido.

Aprovechemos para sonreir entre chs porque lo necesitamos para defendernos y para defender  la democracia y la vida; sonreir,escrachar y apechuscar,  combatir el terror que nos imponen y construir un nuevo horizonte, ampliar ese futuro que ha contraído la crisis de la mano de sus gestores y nos ha abofeteado en plena cara.

No queda otra que usar el escrache como apechusque, hasta volverse cansinos, como propone en el diario Diagonal el comando Gila.

Deja un comentario