Sígueme en Twitter

Conxa Pérez, el anarquismo como forma de vida

Conxa Pérez murió ayer, 17 de abril de 2014.  La miliciana, la madre, la hermana, la obrera, la sindicalista, la que todo lo quiso saber,  la vecina del Raval, la vendedora de mercat de Sant Antoni, la que nunca se dejó vencer se fue por la fuerza de los años. Gracias por tu vida.

¡Que la libertad, como a ti, nos acompañe siempre!

Nacio en Les Cort, Barcelona, en 1915. Hizo la revolucion y vivio para contarlo.

Nacio en Les Corts, Barcelona, en 1915. Hizo la revolucion y vivio para contarlo

Conxa no falto nunca a la cita de ser ella misma.Abrazó el anarquismo como una forma de vida cuando apenas podía imaginar que aquel  tesoro seria la savia que la mantendría cien años viva.  Conxa  defendió su vida y la de los suyos a brazo partido. Construyó  con su gente una Revolución  que brilla todavía, a pesar de la derrota. Ella le dio lustre cada dia porque era la sabia de su fuerza.  Pudo atravesar la pobreza y el dolor de tanta pérdida  y recomponer un mundo de amor y militancia que le fue siempre imprescindible.

La anarquía como utopía, la lucha obrera como necesidad frente a la tiranía, no son frases hechas, sino pilares de su formación desde que con su hermano espiaba, desde la pequeña ventana de su cuarto que daba a otra sala, las conversaciones de su padre con sus compañeros en la colonia Castells, en Les Corts de Barcelona.

Conxa nos regaló durante años el tesoro de su amistad y de su memoria con la que pudimos no ser tan huérfanas de nuestra propia historia. Nos enseñó que allá donde parece haber un muro que nos cierra el paso, allí está el espacio donde  trazar un camino a  campo abierto.

La libertad  como forma de vida, la utopía,  su combustible. Pensar por si misma, crear, resistir. Esa fue su vida, su ejemplo, su memoria.

Por mucho que lo hayan intentado, como decía Louis Mitchel, “no se puede matar la idea a cañonazos, ni acorralarla”.

Conxa  está en nuestros corazones.  La idea sigue viva.

Deja un comentario