Sígueme en Twitter

La primavera ha venido y don Juanito se va

19759_1244463424804_1025924078_30620487_5075593_nNació en Roma en 1938 y anduvo de aquí para allá en el exilio de una corte en lista de espera, mantenida por la oligarquía monárquica española. Llego la criatura a Madrid en 1948 cuando apenas cumplía 10 años y España era una herida abierta. Aunque el niño pensaba que el daño era el de su padre rey sin trono desde que el abuelo echara correr en 1931 y dejara el puesto vacante mientras la Republica tomaba el relevo. En menos de seis años se reorganizaron para poner fin al cambio. Claro que Franco no habia hecho la guerra para entregar las mieles de la victoria a un Borbon ni a nadie. Asi que se las compuso parair toreando al padre y adiestrando al hijo.

Durante décadas el dictador se ocupó de  organizar y seguir de cerca la educación del príncipe rehén para llevarlo de la mano a la jefatura del Estado y dar continuidad y estabilidad a al franquismo y a los proyectos y negocios de quienes apostaron por él. Para cuando asumio la corona Juanito había matado a su hermano Alfonso en Lisboa, de un disparo, sin querer; pero, ese pequeño inconveniente, se superó sin dificultad y sin información pública en un país en el que las noticias estaban todas al servicio del dictador. Y siguió Franco apostando por don Juanito, el hijo que no tuvo nunca, un príncipe rubio, campechano juguetón y mal estudiante que se convertía en un chico guapo, que trataba a Franco como a un padre y con quien se iba a cazar de vez en cuando.

Disparar es muy emocionante y ha marcado su biografía, no cabe duda. Cada vez contra presas de mayor tamaño.

Cuatro décadas de preparación y otras cuatro de ejercicio del atado y bien atado.

Pues va siendo hora de cambiar de rumbo.

thumb

En la cola, Felipe VI; también rubio y nacido en el mismo año, 1968, de la revolución que trató de destruir el orden capitalista sin conseguirlo: Seamos realistas, hagamos lo imposible gritaban en Paris.

Felipe debió entender mal lo de realista.

 ¡Viva la Republica!

Deja un comentario